Multitasking (O la eficacia y eficiencia en tiempos de cólera)

Multitasking

Compartir experiencias de nuestro ámbito de actuación con colegas constituye una riqueza invalorable: ayuda a crecer como profesionales, otorga herramientas en la gestión diaria, y hasta es posible que escuchar una opinión distinta permita adoptar estrategias diferentes a las que llevamos a cabo en las organizaciones: “…El hombre es un ser social…”, y este contacto con los otros nos permite desarrollar mejor nuestras capacidades.

En algunas organizaciones (como siempre digo: establecer generalidades a partir de una cuestión particular cuando se refiere a gestión de personas no me parece siempre correcto), suele ser común que se fijen objetivos de cumplimiento y plazos relacionados con la misión de la empresa, con la función que se ocupa y las necesidades puntuales.

En este ámbito días pasados un colega numeraba una serie de objetivos que le habían definido en su organización para cumplir durante este año, algunos de los cuales no tenían importancia o valor de utilidad real (qué hacer, para qué, por qué y cómo no estaban del todo claros), y otros de los cuales exigían ocupación en funciones que no eran de su competencia directa. Claro: sucede que hasta ese momento todo lo había hecho bien, todo lo podía, sin importar la exigencia o el tiempo que demande lo pedido.

¿Realizar un cronograma de actividades? Él sabía distribuir correctamente funciones.

¿Evaluar proveedores externos ajenos a su área? Era quien mejor definía en materia de calidad y precios.

¿Representar a la empresa ante organismos externos SIEMPRE? Era el más calificado para establecer relaciones.

¿Llevar adelante las reuniones con el resto de los jefes, pese a no tratar temas de su gestión? Por supuesto, era el más indicado para realizar claramente las presentaciones en PowerPoint.

El súmmum había llegado cuando le instalaron en su oficina tres pantallas con la visión de 21 cámaras que reflejaban los distintos espacios de la empresa (de no creer: fui testigo cuando fui a visitarlo a su lugar de trabajo y le trasmití mi asombro, algo a lo que él en ese momento restó importancia).

Asignar mayores responsabilidades a la persona más capaz suele ser una constante, resulta lógico y en ocasiones es bienvenido por la persona: la sensación de que necesitan de uno otorga seguridad, nos hace sentir valorados y algo básico: también significa poder.

¿Cuáles son los riesgos de asignar de sobremanera tareas o funciones al más capaz, a aquel que tenga la habilidad de realizar distintas actividades o tareas al mismo tiempo?

Continuamente se caracteriza como “habilidad extra” el multitasking, de hecho es presentado como una exigencia para algunas posiciones determinadas en el mercado laboral actual. De hecho (yo mismo) considero necesario (como profesional de RRHH y relaciones laborales) tener alguna visión y conocimiento de “negocio” como herramienta útil, máxime cuando se debe gestionar un área con presupuesto propio, pero, también soy de pensar que “…todo exceso conduce al exceso contrario…”, y que también es correcto (y oportuno a veces) recurrir a aquello de útil que tuvo el toyotismo en su momento.

No dejo de pensar mientras escribo estas líneas, cuánto tiempo pasará hasta que mi colega cometa un error, y cuál va a ser la reacción de sus superiores cuando pierda eficacia.

En artículos anteriores me he referido a cómo y cuánto necesitamos estar preparados para gestionar el cambio en las organizaciones en el contexto actual (https://gestionderelacioneslaborales.wordpress.com/2018/07/18/el-tunel-del-tiempo-o-el-inicio-de-la-gestion-del-cambio-en-las-organizaciones-parte-1/) , y cuánto necesitamos estar preparados para lo inesperado o para desempeñar nuestra labor en medio de incertidumbre: Alejandro Melamed, una vez  más, me recuerda desde uno de sus artículos: “…mantenernos vigentes sin perder la humanidad…”, cuando, sin darme cuenta, me doy cuenta que desde hace una hora estoy leyendo el encabezado de los mails en mi teléfono celular (ubicado estratégicamente a un lado del teclado) y pensando respuestas posibles para cada uno de ellos, mientras sigo encontrando preguntas en este artículo…

relaclabor@gmail.com

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s